CONFIANZA Y FELICIDAD

“Muchas son las aflicciones del justo, pero de todas ellas le librará Jehová.”

Salmos 34:19

¿Por qué los problemas aumentan en la vida cada vez que decidimos acercarnos a Jesús?

El versículo de hoy es la respuesta. En este verso encontramos dos promesas. 

La primera: “Muchas son las aflicciones del justo,” y la segunda: “De todas ellas le librará Jehová.”

Si queremos ser auténticos, debemos estar preparados para recibir las dos promesas. La primera, que en este mundo tendremos momentos de dificultad. Esto es Bíblico. Incluso Pablo dijo que “a vosotros os es concedido…no sólo que creáis en él, sino también que padezcáis por él” (Filipenses 1:29). Pero Jesús afirmó que “en el mundo tendréis aflicción pero confiad, yo he vencido al mundo” (Juan 16:33).

Es por esto que el sufrimiento es una realidad de la vida y es inevitable, especialmente para los que siguen a Jesús. 

Pero debemos de apoyarnos en la segunda promesa. Ella nos afirma que el Señor liberará de sus dificultades a todos los que le siguen. Dios restaura nuestros sueños destruidos y promete librarnos, no eximirnos, del problema. 

Muchas veces una vida sin problemas es considerada como felicidad. La realidad es que en nuestro mundo, las dificultades son parte de la vida como las espinas son parte de la rosas y como las lágrimas son parte de la alegría. Sin embargo, podemos ser felices en medio de las dificultades si sabemos administrarlas con la certeza de que el Señor nos ayudará en ellas. 

Estas dificultades muchas veces rompen nuestro corazón. Sin embargo, Dios cura el corazón herido. Después de todo, la intervención divina no tendría sentido si el corazón no estuviera herido. 

¿Qué aflicciones tienes hoy? No importa. Antes de partir a enfrentar tus dificultades memoriza este versículo y repítelo a lo largo del día: “Muchas son las aflicciones del justo, pero de todas ellas le librará Jehová.”

Editor’s note: This devotional was originally written by Alejandro Bullón but has been summarised by our Religion Editor Maria Jose Moran. To read the full devotional go to ministeriobullon.com

Previous

Next